Terapia en cicatrices

Terapia en cicatrices

Las luces de alta energía son los tratamientos más efectivos para eliminar o remodelar áreas de la piel afectadas por tejido cicatrizal.

Cada tipo de cicatriz requiere el uso de un láser distinto:
  • Por un lado, las cicatrices hipertróficas y queloides, que son las elevadas y enrojecidas, responden muy bien al tratamiento con láseres vasculares.
  • Por otro lado, las cicatrices atróficas, blanquecinas y deprimidas, se tratan con láseres ablativos para redefinir la estructura de la piel y fomentar la generación de colágeno.

Las cicatrices producidas por el acné —pigmentadas o atróficas (huecos)— afectan a la imagen del rostro y pueden resultar molestas para el paciente.

Además de las terapias con láser, existen otros tratamientos que pueden aplicarse con éxito en casos leves o moderados.

La propia fototerapia mejora el aspecto de estas cicatrices, ya que fomenta la generación de colágeno.

ste tratamiento puede complementarse con peelings químicos, en las cicatrices pigmentadas, y microdermoabrasión, en las atróficas.

Tratamiento

Las cicatrices hipertróficas o queloides tienen un color rojizo por su componente vascular sobreabundante. Por este motivo, se tratan con láseres vasculares.

El tratameinto consiste en aplicar un láser o un pulso de luz, que atraviesa la piel del paciente y se transforma en calor al ser absorbido por la hemoglobina de los vasos que perpetúan la cicatriz. El calor coagula los vasos y facilita su eliminación.

Este tipo de tratamiento, conocido como fototermólisis selectiva, reduce progresivamente el tamaño de las cicatrices y disminuye los picores u otras molestias desde la primera sesión, sin dañar los tejidos circundantes.

El número de sesiones dependerá del calibre de los vasos y de la profundidad a la que estén situados, pero los resultados empiezan a notarse desde la primera: algunos días después se comienza a reducir el tamaño de la cicatriz de manera progresiva y constante.

El tratamiento no es doloroso, pero si al paciente siente molestias se pueden amortiguar con anestesia tópica.

Las cicatrices atróficas presentan decoloración y depresión de la piel porque las fibras de colágeno de la dermis están dañadas. Por este motivo se tratan con láseres ablativos.

El tratamiento consiste en eliminar esta capa de la piel a nivel superficial o profundo, en función de la profundidad de la cicatriz.

Una vez eliminada, la piel se vuelve a formar, con lo que se reestructuran las fibras de colágeno. De este modo, disminuye la profundidad y anchura de la cicatriz y mejora la textura del área tratada.

Al final del tratamiento, en caso de haya quedado algún surco o relieve en una cicatriz profunda, se pueden aplicar infiltraciones puntuales para rellenar el hueco y unificar la superficie de la piel.

Precauciones previas

  • Conviene evitar la exposición solar en la zona que se va tratar durante el mes anterior al inicio de las sesiones y durante todo el período de tratamiento.
  • Tampoco deben usarse autobronceadores o rayos UVA.

Cuidados posteriores

  • Conviene evitar la exposición solar en la zona tratada durante los tres meses siguientes al tratamiento.
  • El tratamiento con láseres ablativos requiere la aplicación de cremas específicas y un control médico durante algunas semanas.

Contraindicaciones

  • No es aconsejable someterse a tratamientos con láser o luz pulsada durante el embarazo y la lactancia.

Tratamiento de cicatrices en Beautyderm

La terapia en cicatrices es segura y eficaz, pero debe realizarse de manera totalmente personalizada, con los instrumentos adecuados y bajo supervisión médica, tal como aconseja la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

Beautyderm es una clínica dermatológica dirigida e integrada por personal sanitario anexa al prestigioso Instituto Dermatológico Pablo Umbert. Nuestra principal preocupación es la salud de su piel. Por eso, antes de cualquier tratamiento le realizamos una exploración y una historia médica completa.

Esto nos permite aconsejarle el mejor tratamiento en su caso y ajustarlo a las características de su piel. De hecho, en Beautyderm sólo practicamos tratamientos con más de un 30% de posibilidades de éxito, de acuerdo con la recomendación de la American Society for Dermatologic Surgery, uno de los organismos internacionales de mayor prestigio en este campo.

Beautyderm es un centro exclusivo: siempre será atendido por los mismos profesionales. Responderán a todas sus preguntas y le resolverán cualquier duda sobre el tratamiento. Además conocerán sus preferencias y preocupaciones, por lo que podrán ofrecerle la mejor atención y todo el cuidado que precise.

Equipo de terapia de cicatrices

Terapia en cicatrices con láseres ablativos

Los láseres indicados para la eliminación de cicatrices atróficas son dos:

  • Láser Erbio (Er) YAG, que emite luz infrarroja.
  • Láser CO2 de última generación, que también se aplica al resurfacing facial y al rejuvenecimiento

Estos láseres se diferencian por la profundidad de ablación y por el efecto tisular.
El Erbio (Er) YAG tiene un efecto fotomecánico con resultados más suaves y superficiales. Se aplica con anestesia local para evitar molestias y sensaciones de quemazón puntual.
El Láser CO2 tiene un efecto fototérmico, es más agresivo y produce una quemadura fuerte y profunda. Por eso se reserva para cicatrices muy marcadas. Requiere anestesia completa o local y un tiempo de recuperación de 2 semanas aproximadamente. La piel tarda hasta 12 meses en recuperarse por completo, pero durante los 6 primeros se verá una mejora progresiva del aspecto de la cicatriz.

 

¿Quiere quitarse cicatrices de forma eficaz, segura y duradera?

Reciba el tratamiento más adecuado para su tipo de piel, con la garantía de un control médico cercano y continuado.

Solicite una visita ahora

Todas las imágenes y fotografías contenidas en esta página web están protegidas por la normativa de propiedad intelectual y son propiedad de Beautyderm o de sus legítimos titulares. Queda prohibida su difusión, reproducción, copia o utilización para cualquier finalidad, incluida la docente y/o académica, sin su autorización expresa.