toxina-botulinica

Actualmente la Toxina botulínica tipo A es uno de los tratamientos mas utilizados a nivel mundial para conseguir una mejoría temporal de las arrugas faciales debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial.

Se le conoce con el nombre de Botox, sin embargo, es el nombre comercial con el que salió al mercado por primera vez. La toxina botulínica es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura. La dosis administrada es muy baja. No se acumula, nuestro organismo lo elimina progresivamente. Tiene una duración de 4-6 meses, momento en el cual puede volverse a administrar. Con los tratamientos continuados se puede conseguir una rehabilitación del movimiento de los músculos educando así la contracción del mismo.

Se utiliza para el tratamiento de las arrugas existentes y prevención de nuevas arrugas. También tiene indicación en la Sudoración excesiva (Hiperhidrosis) axilar, palmar o plantar.

Es un tratamiento no doloroso, ambulatorio, rápido y seguro. No requiere la realización pruebas de alergia previamente.

La aplicación se realiza en 15 a 20 min aproximadamente. Se inyecta una cantidad de toxina mediante una aguja muy fina debajo de la piel, directamente en el musculo, puede aparecer algún pequeño hematoma y/o una leve inflamación transitoria debida a la infiltración. No debe masajearse la zona donde se ha administrado el medicamento en las horas siguientes para evitar así una posible difusión del producto y efectos no deseados.

Los resultados comienzan a notarse entre 48-72 horas. Durante los primeros 15 días se van eliminando las arrugas progresivamente. Hacia el día 15 de la aplicación conviene una visita de control para valorar si es necesario realizar algún retoque. El rejuvenecimiento es evidente y el rostro queda mas fresco y relajado sin perder la expresión facial.

Dra. Indira Blanco Ramos
Medico Especialista en Medicina Antienvejecimiento
Especialista en Farmacología Clínica

6
Compartir
piel-invierno

Las estaciones marcan unas condiciones medioambientales concretas que afectan a nuestra piel, y por ello debemos prodigarle los cuidados adecuados según cada época. Con la llegada del frío, los cambios de temperatura bruscos, la influencia de la luz solar, la contaminación… propios del invierno producen una agresión cutánea.

La piel guarda memoria de todas las agresiones que sufre. Estas agresiones invernales se suman a las solares, propias del verano. Tenemos muy buena conciencia que debemos protegernos del sol y, sin embargo, en invierno tomamos menos precauciones.

Durante el invierno, debemos evitar los cambios bruscos de temperatura y combatir la deshidratación acentuada por las bajas temperaturas.

En Beautyderm disponemos de diferentes técnicas y tratamientos para revitalizar y reparar los daños cutáneos.

Podemos aprovechar la estación más fría del año para tratar manchas de la piel o someternos a tratamientos de rejuvenecimiento, como los peelings o las terapias con láser, hidratarnos con vitaminas faciales, o tratamientos con Ácido Hialurónico, ácido poliláctico…

Empezando por una valoración del estado de la piel a través de un estudio dermocosmético, mediremos el estado de hidratación , sebo, elasticidad, daño actínico y estructura de la piel. Estos parámetros son las mediciones clave para conocer el tipo de piel del paciente, su estado de salud, el grado de envejecimiento cutáneo y las causas de las alteraciones o imperfecciones que pueda presentar.

A partir de este análisis, nuestro equipo de Dermatología y Dermocosmética dirigido por el Profesor Pablo Umbert, indicará los tratamientos más adecuados a cada paciente por su tipo y estado de la piel.

Se iniciará con un tratamiento dermocosmético personalizado, con cremas de día y noche formuladas por el Profesor Pablo Umbert para cada paciente, que a diferencia de los productos cosméticos actúan a niveles más profundos de la piel.

Se recomendarán técnicas de microdermoabrasión para regenerar las células muertas de la capa más superficial de la piel y ayudará a mejorar la penetración de los productos cosméticos, Peelings que nos ayudan a combatir los signos de envejecimiento cutáneo del rostro, escote y manos, y aportan hidratación a nuestra piel, sesiones de Láser IPL (Luz Intensa Pulsada) que consigue mejorar la tonalidad y textura de la piel eliminando las manchas, rojeces, poros dilatados y arrugas finas, que llamamos fotorejuvenecimiento, y en los casos que precisen, nuestro equipo médico de la unidad de Dermoscomética, dirigido por las Dras Andrea Borja e Dra.Indira BLanco, valorará sus cambios de envejecimiento y ayudará a recuperar el daño más profundo de la piel combinándolo con técnicas muy precisas como son la infiltración de productos de relleno, Botox, mesoterapia facial con Ácido Hialurónico, vitaminas… Estas infiltraciones tienen como objetivo eliminar arrugas, disimular cicatrices, mejorar la flacidez cutánea (Hilos tensores), aportar volumen a los labios…….manteniendo siempre un resultado muy natural.

Consúltanos sin ningún compromiso el tratamiento más adecuado para el tipo de piel que tienes.

Equipo Beautyderm

5
Compartir